Servicio a particulares


Cuenta la leyenda del rey persa Jamshid que apasionado por las uvas y con la intención de disfrutar de ellas durante todo el año las almacenó en ánforas. Pasados los días las uvas reventaron liberando un líquido espeso. El rey, considerando aquel caldo un veneno, advirtió a sus cortesanas de este hecho. Una de ellas, que había perdido los favores de Jamshid, con la intención de suicidarse bebió de aquel "veneno". Descubriendo para su sorpresa y la del rey las bondades del vino. La cortesana reconquistó a Jamshid y la humanidad ganó el privilegio del vino. Desde entonces todas las civilizaciones y culturas han aportado sus conocimientos para mejorar el arte de su elaboración. Ya que, como cuenta la leyenda, el vino se hace sólo pero el buen vino necesita de dedicación y buen saber.

 

¿Qué entendemos por cosechero?

Pequeños productores que destinan su vino básicamente para el consumo propio, pero que con su esfuerzo buscan la calidad que se alcanza en una bodega. Dado que consideramos que estos cosecheros también forman parte de nosotros y que su labor es el cristalizador para que se recuperen antiguas zonas vitivinícolas, hemos desarrollado productos y servicios exclusivos para ellos.